miércoles, 26 de diciembre de 2007

Te deseo . . .

Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado. Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores. Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar. Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas. Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además que seas útil, más no insustituible. Y que en los momentos malos, cuando no quede más nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie. Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, sentirás bien por nada. Deseo también que plantes una semilla, por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuantas vidas está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: "Esto es mío", sólo para que quede claro quien es el dueño de quien.

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre amor para recomenzar. Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada que desearte...



Víctor Hugo

viernes, 30 de noviembre de 2007

Exigente???

Una mujer está caminando en la playa y de pronto se encuentra Una vieja lámpara. La recoge, la frota y ¡Paff! aparece un Genio. La asombrada mujer le pregunta que si le puede dar los clásicos Tres deseos.


No señora, en estos tiempos conceder tres deseos ya es muy Difícil... con esta inflación que se está viviendo, el creciente desempleo, el salario infame, los políticos y los altos precios del petróleo, lo más que le podría Conceder sería un solo deseo y diga que le fue bien, así que, ¿qué quiere?...
La mujer decide:
- "Quiero que haya paz en el Medio Oriente".
El Genio, con cara de incredulidad le pregunta:
"¿Cómo dice?
Ella contesta:
"¿Ves este mapa? Pues deseo que estos países se dejen de estar peleando entre sí."
El Genio mira el mapa y dice:
- "¡Válgame, señora!. Estos países han estado en guerra durante milenios. Yo seré muy bueno en mi trabajo, pero ¡caray! no soy tan bueno como para lograr eso que pide. Mejor pídame otra cosa más fácil".

La mujer piensa un rato y le dice:

- "Bueno, la verdad es que nunca he podido conseguir mi hombre ideal.
Quiero un hombre que sea considerado y divertido, guapísimo y con un cuerpo espectacular, que le guste cocinar y ayudar en la limpieza del hogar, que sepa de música y que sea inteligente, que no sea un borrachote, que sea un verdadero "tigre" en la cama y que se lleve muy bien con mi familia. Que no se la pase todo el tiempo mirando deportes por la TV y que, además, siempre me sea fiel" y no ande coqueteando con cualquier mujer guapa que vea.
El Genio deja escapar un largo suspiro y le contesta:

- "¡A ver, traiga acá ese pinche mapa!.

El amor y la locura

Cuentan que hace muchísimos años se reunieron algunos sentimientos y algunas cualidades del hombre. Cuando el Aburrimiento bostezaba por tercera vez, la Locura propuso: vamos a jugar a las escondidas.
La Intriga se levanto extrañada, y la Curiosidad, sin poder contenerse, pregunto: ¿A las escondidas? ¿Y eso cómo es?
“Es un juego en donde yo me tapo la cara y comienzo a contar, desde el uno hasta un millón, mientras ustedes se esconden. Cuando termine de contar, los buscare hasta que los encuentre”, explicó la Locura.
El Entusiasmo bailó de contento y la Alegría dio saltos que terminó de convencer a la Duda, e incluso a la Indiferencia, a la que nunca le interesaba nada.
Pero no todos quisieron participar. La Verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué?, si al final siempre la hallaban.
La soberbia pensó que era un juego muy tonto. En el fondo lo que le molestaba era que la idea no había salido de ella. Y la Cobardía prefirió no arriesgarse.
La Locura rápidamente comenzó a contar.
La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre, se dejó caer en la primera piedra que encontró.
La Envidia se fue detrás del Triunfo, quien por su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol mas alto.
La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse. Cada sitio le parecía maravilloso para alguno de sus amigos
El lago cristalino para la Belleza.
La hendija de un árbol era perfecto para la Timidez.
Una ráfaga de viento le parecía magnifica para la Libertad.
Por fin, después de pensar primero en todos, la Generosidad termino ocultándose en un rayito de sol.
El Egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio. Era ventilado, cómodo, pero sólo para él.
La Mentira se escondió detrás del arco iris.
Y la Pasión y el Deseo, entre los volcanes.
Cuando la Locura ya casi terminaba de contar, el Amor aun no había encontrado un sitio para esconderse, pues todo estaba ocupado.
Hasta que al fin vio un rosal y decidió esconderse entre sus flores.
-“¡Un millón!”, dijo la locura. Y comenzó a buscar.
La primera en aparecer fue la Pereza que estaba a solo tres pasos.
A la Pasión y el Deseo, los sintió en el vibrar de los volcanes.
En un descuido encontró la Envidia. Y claro también encontró al triunfo.
Al Egoísmo no tuvo ni que buscarlo, pues el solito salio de su escondite que resulto ser un nido de avispas.
La Locura de tanto caminar sintió sed, y al acercarse al lago descubrió a la Belleza.
Encontrar a la duda fue mucho mas fácil. La encontró sentada aun sin poder decidir a donde se iba a esconder.
Así fue encontrando a todos
El Talento estaba entre la hierba fresca
La Angustia, en una oscura cueva.
La Mentira, detrás del arco iris.
Y hasta encontró el Olvido, que se había olvidado que estaba jugando a las escondidas.
Pero solo el Amor no aparecía por ningún lado.
La Locura busco detrás de cada árbol, bajo cada arroyo de la tierra, en las cimas de las montañas.
Y cuando estaba por darse por vencida, vio el rosal.
Tomo un pequeño palo y comenzó a mover las ramas. De pronto escucho un doloroso grito.
Las espinas habían herido los ojos del Amor.
La Locura no sabia que hacer para disculparse. Lloro, rogó, imploro, pidió perdón y hasta prometió acompañarlo siempre......

Desde entonces el Amor es ciego y la Locura siempre lo acompaña.

Por eso dicen que: “amar es una locura, a menos de que se ame con locura”.

martes, 27 de noviembre de 2007

La vasija agrietada


Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.


Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.


Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir."


El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente:
"Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino." Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.


El aguador le dijo entonces "Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?.
Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza."


Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Lo aprendido...


Aprendí.... Que un niño que se duerma en tus brazos te da una de las sensaciones de más paz en el mundo.

Aprendí.... Que la mejor aula del mundo está a los pies de un anciano.

Aprendí.... Que cuando estás enamorado, se nota.

Aprendí.... Que una sola persona que me diga "Haz hecho grandioso mi día!" me hace grandioso el día a mí.

Aprendí.... Que ser gentil es más importante que estar en lo cierto.

Aprendí.... Que nunca debes rechazar un regalo que te da un niño.

Aprendí.... Que siempre podré rezar por alguien cuando no tenga la fuerza para ayudarlo de alguna otra manera.

Aprendí.... Que no importa cuán serio tu vida te exige ser, todos necesitamos un amigo para relajarnos y divertirnos.

Aprendí.... Que a veces todo lo que una persona necesita es una mano que sostenga la suya y un corazón que comprenda.

Aprendí.... Que las caminatas con mi padre alrededor del manzano en las tibias noches de verano cuando yo era niño hicieron maravillas para mí de adulto.

Aprendí.... Que todas esas pequeñas cosas que suceden a diario son las que hacen que la vida sea tan espectacular.

Aprendí.... Que debajo de la dura coraza de todos está una persona que quiere ser apreciada y querida.

Aprendí.... Que el Señor no lo hizo todo en un día. Que me hace pensar que yo sí podré?.

Aprendí.... Que ignorar los hechos no los cambia.

Aprendí.... Que cuando planeas vengarte de alguien, sólo le estás permitiendo a esa persona que te siga lastimando.

Aprendí.... Que la manera más fácil para que yo crezca como persona es rodearme de personas más inteligentes que yo.

Aprendí.... Que una sonrisa es una forma muy sencilla de mejorar tu apariencia.

Aprendí.... Que todas las personas a las que conoces merecen ser saludadas con una sonrisa.

Aprendí.... Que no hay nada más dulce que dormir con tus bebés y sentir su suave aliento en tus mejillas.

Aprendí.... Que nadie es perfecto hasta que te enamoras de ellos.

Aprendí.... Que la vida es dura, pero yo soy más fuerte.

Aprendí.... Que nunca se pierden las oportunidades; alguien más tomará las que tú dejas pasar.

Aprendí.... Que una persona debe expresarse con palabras suaves y dulces, porque es posible que mañana se las tenga que tragar.

Aprendí.... Que no puedo elegir cómo me siento, pero sí puedo elegir qué hacer al respecto.

Aprendí.... Que cuando tu nieto recién nacido se aferra a tu dedo meñique con su pequeño puño, te agarran de por vida.

Aprendí.... Que es mejor dar consejos sólo en dos circunstancias; cuando te lo piden y cuando es una situación de vida o muerte.

Aprendí.... Que la vida es como un rollo de papel higiénico. A medida que se acerca al final del rollo, más rápido suceden las cosas.

Aprendí.... Que cuanto menos tiempo tengo, hago más cosas.

Aprendí.... Que cuando albergas amargura, la felicidad atracará en otro lugar.

Aprendí.... Que el dinero no compra clase.

Aprendí.... Que el amor y no el tiempo, sana todas las heridas.

Aprendí.... Que todos queremos vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad y crecimiento suceden mientras estás subiendo la montaña.

Aprendí.... Que deberíamos estar contentos que Dios no nos da todo lo que pedimos.

domingo, 28 de octubre de 2007

Agotar la vida

Alguna vez pensé que jugabas a exprimir la vida.
Sacarle el mayor provecho, al maximizar tiempos y resultados.

Actitud.

Luego, aprendí a observar los renglones escritos, los silencios y las páginas completas.
No es pose, es real.

Retrato del hombre invisible.

jueves, 25 de octubre de 2007

Regalo...

_________
-
Tal vez te guste...
que si no...
lo quitamos.
-
-
Que lo disfrutes.
-
_____________________________

domingo, 21 de octubre de 2007

Ne me quitte pas...

La imagen lleva al video...


No me dejes no, todo hay que olvidar, se puede olvidar, lo que ya pasó tendrás que olvidar, lo que ha sido cruz y el tiempo que fue una niebla azul, tienes que olvidar, las horas sin fin que matan así, la felicidad... no me dejes no, no me dejes no, no me dejes no...


A ti te daré, la lluvia, el ciclón, la brisa y la sed, aunque no llovió, por ti cruzaré la muerte y la vida, mi existencia gris enriqueceré, un reino te haré, donde serás rey, el rey del amor, que te ofrezca yo... no me dejes no, no me dejes no, no me dejes no...


No me dejes no, yo te inventaré palabras con luz, que tú entenderás y yo te hablaré del antiguo amor, que una vez yo vi volver seducción, yo te contaré la historia del rey, que un día se murió al perder su amor... no me dejes no, no me dejes no, no me dejes no...


Yo he visto surgir un fuego febril del viejo volcán apagado ya, esa vez se vió, tanto resplandor como el mejor sol, de un furioso abril y cuando fue luz, ahí estabas tú ahogando lo gris, ahogando su voz... no me dejes no, no me dejes no, no me dejes no...


No me dejes no, no quiero llorar, ya no voy a hablar, me voy a esconder y te miraré, llorar, sonreir, y te escucharé, cantar y reir, solo quiero ser, sombra de tu luz, sombra de tu sol... no me dejes no, no me dejes no, no me dejes no...


lunes, 15 de octubre de 2007

Sexo y amistad

Un dúo que aleja la pasión y el compromiso.

Para algunos puede parecer una relación ideal, menos estresante que un amorío, más perdurable que una relación de una sola noche. Uno puede incluso no preocuparse de nada y mirar la serie Friends , sintiéndose vagamente seguro.

Sin embargo, las relaciones en que amigos íntimos comienzan a tener sexo tienen sus propias dificultades, según un estudio que exploró la dinámica de tales parejas, a menudo llamadas de “amigos con beneficios”.

Esas relaciones tienden a tener poca pasión romántica, pero despiertan los mismos temores que tienen los amantes: Y es saber, que uno de ellos se sienta más atraído que el otro.

El estudio sugiere que, paradójicamente y quizá previsiblemente, estas amistades físicas a menudo obstruyen una de las arterias emocionales de la verdadera amistad: “Que es la apertura”.

Los amigos que alguna vez hablaban de cualquier cosa ahora tienen un tema tabú: “La relación en sí misma”.

El estudio, llevado a cabo entre estudiantes, halló que la mayoría de los universitarios informaron haber tenido al menos una de estas relaciones. A pesar de que indudablemente esto es cierto con muchas parejas a través de la historia, los amigos con beneficios se han convertido en un signo cultural de la experiencia universitaria o pos universitaria actual.

"El estudio realmente agrega conocimiento a lo poco que se sabe sobre estas relaciones. Una de las cosas más interesantes halladas en él, es la sensación de que la gente en estas relaciones teme desarrollar sentimientos por la otra persona porque podrían no ser correspondidos".

En el estudio que aparece en el último número de la revista Archives of Sexual, entrevistaron a 125 hombres y mujeres jóvenes y encontraron que el 60% dijo haber tenido por lo menos un amigo con beneficios.

Un décimo de estas relaciones continuó hasta convertirse en romances, descubrió el estudio. Alrededor de un tercio dejó de tener sexo y continuó como amigos y uno de cada cuatro finalmente rompió tanto la amistad como la relación sexual. El resto continuó sus relaciones como amigos con beneficios.

En el seguimiento del estudio, los investigadores dieron a 90 estudiantes que habían dicho haber tenido por lo menos una relación así, una lista de preguntas sobre la pasión, el compromiso y la comunicación.

Sin compromisos.

"Encontraron que la gente entraba en estas relaciones porque no deseaba el compromiso. Se les percibe como seguras, por lo menos en un comienzo. Pero también había un creciente temor de que una de las dos personas se sintiera más atraída que la otra".

Sin embargo, las cualidades de estas relaciones parecen adecuarse al nombre que se les ha dado. En términos psicológicos, se parecen más a una amistad que a un romance. El estudio encontró que los amigos con beneficios aparecen en medio de una escala que establece el grado de intimidad y en los niveles más bajos en cuanto a pasión y compromiso.

"Cuando se compararon los niveles, con descubrimientos anteriores realizados con parejas románticas, los mismos fueron menores en las tres dimensiones, con las diferencias más grandes observadas en el compromiso, seguidas por la pasión", escribieron los autores.

Se afirmó que el estudio parece haber captado el disonante y circular pensamiento que caracteriza lo que se siente en una amistad que entra en un territorio incierto.

"Hay un deseo claro y fuerte de estar con esa otra persona que llena importantes necesidades".
"Pero al mismo tiempo es como si se dijera: «Ok, no me voy a involucrar apasionadamente porque se corre el riesgo de que sea un romance verdadero»".

martes, 2 de octubre de 2007

Hacer el amor .....

Ella y yo haciamos el amor diariamente.

En otras palabras, los lunes, los martes y los miercoles haciamos el amor invariablemente...

Los jueves, los viernes y los sabados,haciamos el amor igualmente...

Por ultimo los domingos haciamos el amor religiosamente...

Haciamos el amor compulsivamente.

Lo haciamos deliberadamente.

Lo haciamos espontaneamente.

Haciamos el amor por compatibilidad de caracteres, por favor, por supuesto, por telefono, de primera intencion y en ultima instancia, por no dejar y por si acaso, como primera medida y como ultimo recurso.

Hicimos el amor por osmosis y por simbiosis: y a eso le llamabamos hacer el amor cientificamente.

Pero tambien hicimos el amor yo a ella y ella a mi, es decir, reciprocamente.

Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo con el miembro convertido en un musculo flaccido no podia llenarla, entonces haciamos el amor lastimosamente.

Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que yo me imaginaba que no iba a poder y no podia, y ella pensaba que no iba a sentir y no sentia, o bien estabamos tan cansados y tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo. Deciamos entonces, que habiamos hecho el amor aproximadamente.

O bien a Estefania le daba por recordar las ardillas que el tio Esteban le trajo de Wisconsin, que daban vueltas como locas en sus jaulas olorosas a creolina, yo por mi parte recordaba la sala de la casa de los abuelos con sus sillas vienesas y sus macetas de rosas esperando la eclosion de las cuatro de la tarde... asi era como haciamos el amor nostalgicamente, viniendonos mientras nos ibamos tras viejos recuerdos.

Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura, ignorando a natura.

O de noche con la luz encendida, o de dia con los ojos cerrados.

O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia.
O viceversa.

Contentos, felices, dolientes, amargados.

Con remordimiento y sin sentido.

Con sueño y con frio.

Y cuando estabamos concientes de lo absurdo de la vida y de que un dia nos olvidariamos el uno del otro, entonces haciamos el amor inutilmente.

Para envidia de nuestros amigos y enemigos haciamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente.

Para honra de nuestros padres, haciamos el amor moralmente, para escandalo de la sociedad, haciamos el amor ilegalmente.

Para alegria de los psiquiatras haciamos el amor sintomaticamente

Haciamos el amor fisicamente, de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando.



Y sobre todo, y por la simple razón de que yo lo queria así y ella también, haciamos el amor voluntariamente......

Un poco de humor

Una pareja de recién casados va a pasar la luna de miel a Egipto. Allí, mientras pasean por el mercado, oyen a un vendedor de sandalias que parece salido de las Mil y una Noches.

-"Vengan, baisanos, vengan a mi humilde tiendita, que allí bodrán combrar algo fabuloso!!", los incita. El joven matrimonio entra y allí el vendedor les muestra un par de sandalias a las que le atribuye un poder mágico.

-"Con ellas, bodrán hacer el amor salvajemente, como gamellos enfurecidos", -les dice.

La mujer se tienta por el comentario del vendedor, pero el hombre, atlético y viril, dice que no las necesita.

-"Bruébalas, baisano, no te arrebentirás", insiste el vendedor.

Como su mujer esta cada vez más interesada, el hombre termina por acceder. De repente ... Apenas se las ha calzado, una mirada feroz se dibuja en su rostro . Una ansia incontenible. Una furia que su esposa jamás había visto! Veloz como una fiera en celo, el joven marido agarra al vendedor egipcio por las nalgas, le baja los pantalones y se arroja sobre él para violarlo.

-"Bara, bara, bara, gabrón!!!", con lágrimas en los ojos grita desesperado el vendedor: "Te las busiste al revés, hijo de tu buta madre, te las busiste al reves!!!!"

lunes, 1 de octubre de 2007

Comportamiento durante el galanteo

Todos sabemos mucho más de lo que creemos saber en lo relativo a la comunicación no verbal.

Todos sabemos cómo reaccionar ante el galanteo de otra persona.
Un estudio de películas grabadas de galanteo. Comprobó que el amor hace bella a una persona y resulta más atractiva para los demás. Los músculos se tensan presentando un mejor tono, la mirada brilla, se cuida la postura, el rostro cobra un mejor aspecto desapareciendo las ojeras. Todo esto ocurre sin que la persona se de cuenta de ello. Además de esto, la persona conscientemente pero mecánicamente se arregla la ropa, se atusa el cabello, etc.

Durante el galanteo los movimientos de la pareja se adecuan. Rara vez vuelven los cuerpos hacia los lados manteniéndose enfrentados como para no dejar pasar a ningún intruso. También se pueden entregar al tacto de sustitución, como pasar un dedo por el borde de una copa, etc.

Las mujeres pueden emplear gestos provocativos, como sacar el busto hacia delante, cruzar las piernas dejando entrever el muslo.

Un signo muy sutil de las mujeres anglosajonas es mostrar la palma de la mano, cosa que normalmente casi nunca hacen.

Pero uno de los problemas que existen al tratar de interpretar el comportamiento no verbal es la sorprendente complejidad de la comunicación humana.

Así los movimientos de galanteo que se han descrito pueden estar presentes, y de hecho lo están muy a menudo, en encuentros en los que el aspecto sexual no existe en absoluto.

Puede usarse para captar la atención, o para conseguir cualquier otra cosa de la otra persona.

Un cuento dentro de otro...


Hacía meses que vivía asustado por terribles pensamientos de aniquilación que lo atormentaban... sobre todo en las noches.

Se acostaba temiendo no ver el amanecer del día siguiente y no conseguía dormirse hasta que el sol despuntaba, a veces apenas una hora antes de tener que levantarse para ir a su trabajo.

Cuando supo que "El Iluminado" pasaría la noche en las afueras del pueblo, se dió cuenta de que tenía en sus manos una oportunidad única, ya que no era frecuente que los viajeros pasaran, ni siquiera cerca, de este poblado perdido entre las montañas de Caldea.


La fama precedía al misterioso visitante, y aunque nadie lo había visto, se decía que el maestro tenía las respuestas a todas las preguntas. Por eso esa madrugada, sin que ninguno de su casa lo notara, lo fue a ver a la tienda que le habían avisado, había armado junto al río.
Cuando llegó, el sol recién había terminado de separarse del horizonte.
Encontró al "Iluminado" meditando.
Esperó respetuosamente unos minutos hasta que el maestro notó su presencia...
En ese momento, y como si lo estuviera esperando, giró hacia él y con una plácida expresión, lo miró a los ojos en silencio.

—Maestro, ayúdame. — dijo el hombre — Pensamientos terribles asaltan mis noches y no tengo paz ni ánimo para descansar y disfrutar de las cosas que vivo. Dicen que tú lo resuelves todo. Ayúdame a escapar de esta angustia...

El maestro sonrió y le dijo:

—Te contaré un cuento:

"... Un hombre rico mandó a su criado al mercado en busca de alimentos. Pero a poco de llegar allí, se cruzó con la muerte que lo miró fijamente a los ojos.

El criado empalideció del susto y salió corriendo dejando tras de sí las compras y la mula. Jadeando, llegó a casa de su amo:

—Amo, Amo!. Por favor, necesito un caballo y algo de dinero para salir ya mismo de la ciudad... Si salgo ya mismo quizás llegue a Tamur antes del anochecer... por favor amo, por favor...!

El señor le preguntó sobre el motivo de tan urgente pedido y el criado le contó a borbotones su encuentro con la muerte.
El dueño de casa pensó un instante y alargándole una bolsa de monedas le dijo:

—Bien, sea. Vete. Llévate el caballo negro que es el más veloz que tengo.

—Gracias amo — dijo el sirviente y, tras besarle las manos, corrió al establo, montó el caballo y partió velozmente hacia la ciudad de Tamur.

Cuando el sirviente se hubo perdido de vista, el acaudalado hombre caminó hacia el mercado buscando a la muerte.

—¿Por qué asustaste a mi sirviente? — le preguntó en cuanto la vió.

—¿Asustarlo yo? — preguntó la muerte.

—Sí — dijo el hombre rico — él me dijo que hoy se cruzó contigo y lo miraste amenazante.

—Yo no lo miré amenazante — dijo la muerte — lo miré sorprendida.


No esperaba verlo aquí esta tarde, porque se supone que tengo que recogerlo en Tamur esta noche!!

—¿Entiendes? —preguntó.

—Claro que entiendo, maestro, intentar escapar de los malos pensamientos es salir a buscarlos.
Huir de la muerte es ir a su encuentro.

—Así es.

—Tengo tanto que agradecerte, maestro... —dijo el hombre —Siento que desde esta misma noche dormiré tan tranquilo recordando este cuento que me levantaré sereno casa mañana...

—Desde esta noche... —interrumpió el anciano — no habrá más mañanas.

—No entiendo — dijo el hombre.

—Entonces... no entendiste el cuento.

El hombre, sorprendido, miró al Iluminado y vio que la expresión de su cara, ya no era la misma...

domingo, 30 de septiembre de 2007

¿Con nombre de mujer...?

...

... Hay lógicas que matan... las ganas de querer...

Si no me quieres... me muero.

Si me quieres... te mueres.

Si me olvidas... te mato.

Si te olvido... me amas.

Si me amas... tú pierdes.

Si te amo... me pierdes.

Si te extraño... no vienes.

Si me extrañas... te odio.

Antecedentes y consecuentes errados... ¿lógica manipuladora?

Uuuffff...

Manipulación... tienes nombre de mujer...



A veces... también se presenta en envases masculinos... jejeje

sábado, 29 de septiembre de 2007

Por qué es tan cruel el amor?


No se acaba el amor solo con decir adíos, hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa, el que tu no estes no te aparta de mi, entre menos te tengo mas te recuerdo aunque quiera olvidarte, estas en mi mente y me pregunto 1000 veces.......

¿Por qué es tan cruel el amor?, que no me deja olvidar, que me prohibe pensar que me ata y desata y luego de apoco me mata me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?, que no me deja olvidar, porque aunque tu ya no estes, se mete en mi sangre y se va de rincon en rincon arañandome el alma y rasgando el corazón.

¿Por qué es tan cruel el amor?
No se acaba el amor solo por que no estas, no se puede borrar asi como asi nuestra historia, seria matar la memoria y quemar nuestras glorias.

¿Por qué es tan cruel el amor?..........

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Ese hombre...

...

Ese amor que me anima, que me ayuda y me abriga,
que me toma del brazo si ve que pierdo el paso,
que me escucha en silencio cuando le quiero hablar,
y confía en mí tanto, que no sabe dudar,
que lucha cada día, con este mundo duro,
por colmar mi presente y hacer claro el futuro,
que conoce mi cuerpo como si fuera el suyo,
y me lleva con él, como segunda piel,

Ese amor es mi hombre,
es mi amante sincero,
es mi amigo del alma
mi mejor compañero,
este amor es mi hombre
y yo soy su mujer,
dos mitades de un todo
como tiene que ser.

El libre con mis cosas como si fueran suyas,
y no deja que nada ni nada las destruya,
que celebre mis triunfos sin llorar mis fracasos,
y aleja mis temores y me envuelve en sus brazos,
ese amor que trabaja mientras yo me cultivo,
y que dice lo nuestro, no lo tuyo y lo mío,
que no acusa que el tiempo ya se queda en mi piel,
y me ama con las fuerzas de la primera vez.

Ese amor es mi hombre,
es mi amante sincero,
es mi amigo del alma,
mi mejor compañero,
este amor es mi hombre
y yo soy su mujer,
dos mitades de un todo,
como tiene que ser.

Este amor es mi hombre y yo soy su mujer,
dos mitades de un todo, como tiene que ser.
Ese amor que me acepta sin quererme cambiar,
que anda siempre inventando como hacerme cantar,
ese amor que me invade mis jardines secretos,
y me da mi lugar con ternura y respeto,

Ese amor es mi hombre,
es mi amante sincero,
es mi amigo del alma,
mi mejor compañero,
este amor es mi hombre
y yo soy su mujer,
dos mitades de un todo,
como tiene que ser.

Feliz cumpleaños para mi... jejeje...

sábado, 22 de septiembre de 2007

Yo cubo, tú esfera . . .


Cuando una pareja de novios decide contraer matrimonio, generalmente está motivada, además del amor que siente uno por el otro, por una fuerte dosis de ilusión, deseo, anhelo de formar una familia, pero sobre todo, por la esperanza de ser felices juntos y para siempre.

Algunas de estas parejas dialogan, se conocen a fondo, intercambian ideas e ideales y tienen en común gustos y aficiones.

Estas parejas saben divertirse sanamente o ser serias cuando requieren serlo. Se respetan como personas valiosas y se admiran uno al otro.

Pero otras parejas no han tenido esa suerte y van al matrimonio sin conocerse realmente y hasta sin saber si su amor es verdadero y definitivo: desconocen lo que significa amar.

Algunos, muy pocos, se preparan para el matrimonio, se informan y se forman. Muchas veces, las expectativas de hombre y mujer respecto a su relación son muy distintas. Sin embargo, la realidad con la que muchos se topan es la siguiente:

La mujer es esfera.

En una conferencia sobre el matrimonio, definían la psicología femenina como si fuera una esfera. Todo el mundo de las mujeres gira sobre un eje, que generalmente son su pareja y su familia.

Todas sus esperanzas, su pensar y actuar las pone en ello, gira alrededor de ese eje; cuando éste no cumple sus expectativas les produce:

-Frustraciones.
-Sufrimiento.
-Desesperación.
-Decepciones.

La mujer tiende a cambiar su eje hacia una actividad, sólo hacia los hijos o hacia otra persona.

El hombre es cubo.

En la misma conferencia, al hombre lo comparaban con un cubo, con todos sus lados iguales. Cada uno significa: esposa, hijos, trabajo, amigos, deportes y otras aficiones.

Todos los lados son importantes para él y difícilmente piensa que tenga necesidad de prescindir de uno para complacer a su pareja o para ser feliz.

Mejor cóncavo y convexo.

Si tanto el hombre como la mujer conocen y aceptan su realidad, si admiten que a veces no pueden solos (por su particular geometría) y requieren de ayuda externa, podrán luchar, transformar o cambiar su situación.

Si todas las parejas entendiéramos estas diferencias y aprendiéramos a convivir con ellas, aceptándolas y buscando lo positivo de ello lo más temprano posible, nos evitaríamos dificultades y frustraciones, que llevan a algunos matrimonios a la soledad individual o al fracaso.

Todo esto nos lleva a pensar que en verdad la pareja es algo dispareja, pero así fuimos creados, hombre y mujer, diferentes; sin embargo, con paciencia, amor verdadero y deseo de superarse, se puede lograr la adaptación y pasar de esfera y cubo, a ser figuras cóncava y convexa, diferentes, a fin de cuentas, pero que ensamblan a la perfección.

Transformación geométrica.

Es muy conveniente que los jóvenes, aparte de dialogar mucho para conocerse bien, cuando piensen en casarse, busquen asesoría y asistan a pláticas pre matrimoniales, tomen cursos para que superen las diferentes situaciones que se les presentarán en años futuros y se preparen para el paso más importante de su vida.

Hay muchas reglas de oro que ayudarán a tener un matrimonio exitoso y que es conveniente que los que van a casarse conozcan (los que ya están casados también).

1. Cambiar en nosotros la idea de buscar que nuestra pareja nos haga felices, por la de: ¿Qué puedo hacer para que el otro sea feliz?

2. No luchar por que el otro cambie. En todo caso, tratar de cambiar uno mismo en lo que al otro le desagrade. Muchas personas se pasan la mitad de su vida o su juventud tratando de cambiar a su pareja y todo lo que les rodea, viven en una constante frustración y sólo cuando se deciden a cambiar ellas, se dan cuenta que ésta era la solución.

3. Aprender a conocer y aceptar a la pareja tal como es, con sus cualidades (y amarle por ellas) y defectos (y amarle a pesar de ellos).

4. Amar es donación, si no hago a un lado mi egoísmo respecto a mi novia o a mi esposa, no le amo verdaderamente.

5. Hablar, dialogar... respetando las ideas de uno y de otro, sin tratar de imponer las propias a la fuerza. Debe de fomentarse el respeto mutuo.

6. Saber escuchar para que cada uno se sienta comprendido e importante para el otro. El sabernos escuchados nos invita a la apertura y a la confianza.

7. Saber reír juntos. Este es un elemento necesario en una relación, hacerse pequeñas bromas de buen gusto, contarse chistes. Una pareja que no sabe reír es una triste pareja.

8. Fomentar detalles entre ambos, aunque sean en apariencia insignificantes, son el alimento del amor.

9. En el aspecto sexual y dentro del respeto que debe existir en cada situación, debe fomentarse entre los esposos una generosidad total, el hacer feliz al otro, respetar la dignidad de cada uno, compartir, aclarar y, si hay dificultades, pedir asesoría y ayuda profesional, para superarlas.

10. Respetar en la pareja su estado de ánimo, cansancio, silencio, sueño, forma de pensar, etc.

11. No perder de vista nuestro roll. Cada quién debe tomar en cuenta la opinión de su pareja para cualquier decisión importante y ante los demás darle su lugar (en el matrimonio, sobre todo ante los hijos).

12. Salir de vez en cuando solos a pasear o a cenar, y si es posible, viajar: romper con la rutina diaria, para platicar, compartir, reír.

13. Tener mutua confianza. Nada daña más una relación que las dudas y la desconfianza; no hay que darles cabida en la mente ni en el corazón, y si las llegara a haber, hablar juntos de ello con calma, no con reclamos ni gritos. Nunca hacer caso de chismes y habladurías.

El aprendizaje de la convivencia es diario y siempre hay que estar en pie de lucha para superarnos; es mejor ponerlo en práctica desde el principio de la vida en común.

Cada matrimonio que permanece unido y feliz tendrá muchos consejos que aportar de sus propias experiencias.

Podemos inventarnos algo nuevo diariamente para no caer en la monotonía y en la rutina. Podemos enamorarnos cada día, para decir con orgullo que no somos el cubo y la esfera, sino, más bien, dos figuras que se complementan.

jueves, 13 de septiembre de 2007

El amor

Qué es el amor?

Cuando decimos que amamos a alguien... Estaremos en lo cierto? Cómo saberlo?
Reflexionemos:

Ante la presencia de la persona supuestamente amada...
Simplemente te sudan las manos, tu corazón se acelera y no te sale la voz?
Eso no es amor... es nerviosismo.

Simplemente no puedes quitarle tus ojos ni tus manos de encima?
Eso no es amor... es lujuria.

Simplemente sientes orgullo de que te vean a su lado?
Eso no es amor... es suerte.

Quieres a esa persona sólo porque siempre "está allí"?
Eso no es amor... es soledad.

Estás a su lado porque sabes que eso es lo que ella y todos quieren?
Eso no es amor... es lealtad.

Estás a su lado sólo por que te prodiga cariño o toma tu mano?
Eso no es amor... es confianza.

Permaneces con ella porque dice amarte y no quieres herirla?
Eso no es amor... es lástima.

Estás con ella sólo porque al verla, sientes que te da un brinco el corazón?
Eso no es amor... es pasión.

Perdonas sus errores sólo porque ella te importa?
Eso no es amor... es amistad.

Le dices todos los días que ella es la única persona en tu mente?
Eso no es amor... es una mentira.

Sientes estar dispuesto a dar todas tus cosas materiales por ella?
Eso no es amor... es caridad.

Entonces... Cuándo estás realmente enamorado?
Cuando... La tristeza de la persona amada... te hace sufrir. Su pena, aunque ella sea fuerte... te hace llorar. Sus ojos son capaces de ver tu alma y de tocarla tan profundamente, que... duele.
Una ciega e incomprensible conexión te atrae y te mantiene a su lado sin echar de menos a otras que simplemente te atraen.

Cuando escojas a alguien hazlo no con quien puedas vivir, sino sin quien no podrías vivir. Su ausencia te sume en la melancolía, darías por ella tu corazón y tu vida.

Sí, esto es amor...
Por qué amamos? Por qué el amor es lo que más buscamos en la vida? Por qué deseamos tan vehemente estar enamorados?

La respuesta es sencilla...
Cuando el amor es correspondido, no sientes pena, agonía ni tortura, deseas a la persona amada, ella exalta tu pasión; sientes orgullo de tenerla a tu lado; te encanta saberla "allí", no concibes tu vida sin ella; cuando no está a tu lado, el solo pensar en ella... te hace sonreír con ternura; cuando te acaricia o toma tu mano, te transmite tal confianza que te sientes capaz de conquistar el mundo; el saberla a tu lado y de tu lado te hace soñar en el futuro, llena tu vida de ilusiones.

Ese divino coctel de sentimientos es el AMOR. Te hace vivir una sensación tan sublime... que hace de él un sentimiento ADICTIVO y...sólo cuando lo pierdes... como en cualquier otro tipo de adicción, el vacío que deja... te tortura... te causa una profunda agonía... una honda pena.....

domingo, 9 de septiembre de 2007

No sé como pasó... pero pasó

.

No fue engaño. No fue traición lo mío. Yo te esperaba.
Me endulzaba el cuerpo con olorosas cremas,
me perfumaba con esencias de flores blancas,
jazmines y magnolias, madreselvas y rosas...

Sabías que te esperaba y no venías. Yo te amaba y te amo.
Quería que me cerraras los ojos con tus labios,
que corrieras las sábanas planchadas.
Y dejaras caer sobre mi cuerpo la luna y las estrellas,
como el cielo las deja caer sobre los charcos.

No, no fue un engaño. Te amaba y quería que me amaras.
Estaba sola. No fuiste tú. Quería que me amaran, y fue otro.
Y fue mágico. Breve, profundo, cálido.
No sé como pasó... pero pasó. ¡Yo lo deseaba tanto!

No me arrepiento. Ya ves, te lo confieso.
Tampoco he de olvidarlo, ni lo intento.
Me bajó las estrellas. Me encendió los luceros.
Bautizó con saliva cada centímetro cuadrado de mi cuerpo.

Fue generoso y bello, y me hizo sentir tan plena,
tan mujer, tan deseada y hermosa, que no me importa si mintió,
si también yo mentí cuando hablábamos de amor entre jadeos.
No me arrepiento. Si volviera a pasar lo que pasó, volvería a hacerlo... Quizás tuvo que ver que era verano.
Y en el verano es más triste que la cama se muera de desvelo...
Quizás tuvo que ver que era verano...Pero yo igual te amaba. Igual te amo.

No se seca el rosal porque cortemos una rosa de sus ramas.
Yo te amaba y quería la fiesta de tu sexo.
Tú no oías la música, los llamados, los gritos. Y él oyó.
Él se acercó. Yo simplemente cerré los ojos, olí el verano,
dejé que mi jardín resucitara. No pregunté.

Fuí rosa, barco hundido, eclipse, luces.
Y tú, aunque lejano, aunque ausente, seguías siendo raíz, sol y océano.
Por eso digo que no fue traición. Por eso digo que no fue engaño.
Fue un cántaro de agua enmedio del desierto.
Fue un bálsamo que detuvo el ardor de las heridas.
No me arrepiento. Ya ves, te lo confieso. Siempre dije la verdad.

Nunca tuve vergüenza de mostrar mi corazón, sin el séptimo velo cubriéndolo.
Mi corazón desnudo, maltratado, que casi no cuidas,
que muchas veces has dejado olvidado por ahí,
y me llegó cansado de recorrer infinitas distancias para volver a mí...
¿Lo ves? Sigue siendo tuyo. Yo igual te amaba. Igual te amo.

No sé como pasó. Pero pasó.
Quizás tuvo que ver que era verano.

P.D.

viernes, 7 de septiembre de 2007

Hoy... por tí...

...¿Y por qué?...
Preguntaste nervioso cuando me alejé…
No lo sé, respondí sin saber y en silencio lloré.
Y viví… lo mas lindo de todo aprendí…
Emociones, amor, desamor, penas y alegrías, todo disfruté.

Regresé, porque a pesar de lo lejos, serías para mí.
Al final, la distancia no importa si he vuelto por tí.
Un día más… para andar, para hablar, para amar,
para contarte mi historia de amor,
para cantarte nuevamente una canción.

¡No!… si te vas yo me muero, ¡no!…
¡No!… por amor de Dios, quédate a mi lado…
y ¡no!… tú eres lo mejor que yo encontré en la vida,
no te dejo escapar.

...Y pensé… en mi ausencia, de otros labios él puede beber.
Pero sé, que mi nombre en su pecho grabado dejé.
Y seré lo que quieres, si me haces feliz,
quiero contarte mi historia de amor…
para cantarte nuevamente una canción.

¡No!… si te vas yo me muero, ¡no!...
¡No!… por amor de Dios, quédate a mi lado…
y ¡no!… tú eres lo mejor que yo encontré en la vida,
no te dejo escapar.

¡No!… si te vas yo me muero, ¡no!…
¡No!… no voy a transitar nunca mas sin tu mano…
¡No!… esta vez, ya me lo pensé…
Tú eres lo mejor, no te dejo escapar…
Ya no…

...Tuve miedo...

domingo, 26 de agosto de 2007

Entre tú y yo


Brilla tu frente cual lumbre,
la mía es pálida y mustia,
tú eres la paz, yo la angustia,
yo el abismo, tú la cumbre,
eres dulzura hechicera
y amargo dolor me diste,
eres tú la primavera,
yo el invierno oscuro y triste.
Son como cielos en calma,
son como soles tus ojos,
pero iluminan a mi alma sus abrojos.
si eres el sol, sempiterno de mi anhelo
¿por qué no matas el hielo del invierno?.
Este hondo amor de mi vida,
para un corazón tan yerto
es como flor, que se ha abierto
sobre el dolor, de una herida.
A veces quiero olvidarte,
matar esta pasión tierna,
pero ¿como no adorarte?,
¿cómo corazón dejarte?,
sin tu amor, hay noche eterna.
Amor, celeste ardentía
fuego santo de ideal,
eres la tortura mía, pero eres también fanal
sin ti, la vida sería, mi arenal.
Dulces ojos, enciendes siempre mi amor
Aunque halla puesto el dolor,
sus abrojos en la hoguera del amor
Como el fango de agua obscura
copa del cielo, el fulgor,
su amargura, idolatra su dulzor.
En la noche de mi pena
con la aurora de mi encanto
mira que te quiero tanto, mi morena.

sábado, 18 de agosto de 2007

Muñecas de porcelana

Martha tiene 23 años y esta estudiando, y a su corta edad tiene apartamento en condado, ella no sale con hombres ni acepta regalos, y todo por la culpa del maldito Carlos, Martha viene arrastrando la desilusión de que el hombre que amo, la dejo y se marcho, el mismo dia de su boda.

Nilda tiene la misma edad y es un poco mas loca, le gusta usar pelo corto y ropa de hombre a la moda, Nilda viene arrastrando la desilusion de que papa la toco donde no se debía y marco su vida, y asi viven, dos mujeres gritándole al cielo, y diciendo su amor será eterno, aunque la sociedad margine, un amor de muñecas de porcelana, dos mujeres que son una, son una en dos, son cuatro senos que se aman en la misma cama, un amor que es prohibido, pero al fin es amor, y caminan de manos a la universidad, que dirá papa si se llega a enterar, de que su doncella ya no quiere mas volverse a enamorar de ningún patán, y que ahora solo se quiere besar con su amiga con quien jugo a las muñecas.

Y que dira mama si nunca la escucho, es mas fuerte el dolor cuando papa lo hizo, no hay quien halle pecado en esta relación, pues el sufrimiento ya las redimió, no hay sonrisa visible en tanta obscuridad, no se puede hablar de amor sin tener felicidad, no hay razón alguna para maltratar a quien te dio su amor sin poner medidas, dos amigas, que juegan a las muñecas.

El temido enemigo

Había una vez, en un reino muy lejano y perdido, un rey al que le gustaba sentirse poderoso. Su deseo de poder no se satisfacía sólo con tenerlo, él, necesitaba además, que todos lo admiraran por ser poderoso, así como la madrastra de Blanca Nieves no le alcanzaba con verse bella, también él necesitaba mirarse en un espejo que le dijera lo poderoso que era.


Él no tenía espejos mágicos, pero contaba con un montón de cortesanos y sirvientes a su alrededor a quienes preguntarle si él, era el más poderoso del reino.
Invariablemente todos le decían lo mismo:
-Alteza, eres muy poderoso, pero tú sabes que el mago tiene un poder que nadie posee: Él, él conoce el futuro.

(En aquel tiempo, alquimistas, filósofos, pensadores, religiosos y místicos eran llamados, genéricamente “magos”).

El rey estaba muy celoso del mago del reino pues aquel no sólo tenía fama de ser un hombre muy bueno y generoso, sino que además, el pueblo entero lo amaba, lo admiraba y festejaba que él existiera y viviera allí.
No decían lo mismo del rey.
Quizás porque necesitaba demostrar que era él quien mandaba, el rey no era justo, ni ecuánime, y mucho menos bondadoso.
Un día, cansado de que la gente le contara lo poderoso y querido que era el mago o motivado por esa mezcla de celos y temores que genera la envidia, el rey urdió un plan:
Organizaría una gran fiesta a la cual invitaría al mago y después de la cena, pediría la atención de todos. Llamaría al mago al centro del salón y delante de los cortesanos, le preguntaría si era cierto que sabía leer el futuro. El invitado, tendría dos posibilidades: decir que no, defraudando así la admiración de los demás, o decir que sí, confirmando el motivo de su fama. El rey estaba seguro de que escogería la segunda posibilidad. Entonces, le pediría que le dijera la fecha en la que el mago del reino iba a morir. Éste daría una respuesta, un día cualquiera, no importaba cuál. En ese mismo momento, planeaba el rey, sacar su espada y matarlo. Conseguiría con esto dos cosas de un solo golpe: la primera, deshacerse de su enemigo para siempre; la segunda, demostrar que el mago no había podido adelantarse al futuro, y que se había equivocado en su predicción. Se acabaría, en una sola noche. El mago y el mito de sus poderes...

Los preparativos se iniciaron enseguida, y muy pronto el día del festejo llegó...
...Después de la gran cena. El rey hizo pasar a el mago al centro y ante le silencio de todos le preguntó:
-¿Es cierto que puedes leer el futuro?
-Un poco –dijo el mago.
-¿Y puedes leer tu propio futuro, preguntó el rey?
-Un poco –dijo el mago.
-Entonces quiero que me des una prueba - dijo el rey -¿Qué día morirás?. ¿ Cuál es la fecha de tu muerte?
El mago se sonrió, lo miró a los ojos y no contestó.
-¿Qué pasa mago? -dijo el rey sonriente -¿No lo sabes?... ¿no es cierto que puedes ver el futuro?
-No es eso -dijo el mago -pero lo que sé, no me animo a decírtelo.
-¿Cómo que no te animas? -dijo el rey -... Yo soy tu soberano y te ordeno que me lo digas. Debes darte cuenta de que es muy importante para el reino, saber cuando pérdemos a sus personajes más eminentes... Contéstame pues, ¿cuándo morirá el mago del reino?

Luego de un tenso silencio, el mago lo miró y dijo:
-No puedo precisarte la fecha, pero sé que el mago morirá exactamente un día antes que el rey...
Durante unos instantes, el tiempo se congeló. Un murmullo corrió por entre los invitados.
El rey siempre había dicho que no creía en los magos ni en las adivinaciones, pero lo cierto es que no se animó a matar al mago.
Lentamente el soberano bajó los brazos y se quedó en silencio...
Los pensamientos se agolpaban en su cabeza.
Se dio cuenta de que se había equivocado.
Su odio había sido el peor consejero.
-Alteza, te has puesto pálido. ¿Qué te sucede? –preguntó el invitado.
-Me siento mal -contestó el monarca –voy a ir a mi cuarto, te agradezco que hayas venido.
Y con un gesto confuso giró en silencio encaminándose a sus habitaciones...
El mago era astuto, había dado la única respuesta que evitaría su muerte.
¿Habría leído su mente?
La predicción no podía ser cierta. Pero... ¿Y si lo fuera?...
Estaba aturdido
Se le ocurrió que sería trágico que le pasara algo al mago camino a su casa.
El rey volvió sobre sus pasos, y dijo en voz alta:
-Mago, eres famoso en el reino por tu sabiduría, te ruego que pases esta noche en el palacio pues debo consultarte por la mañana sobre algunas decisiones reales.
-¡Majestad!. Será un gran honor... –dijo el invitado con una reverencia.
El rey dio órdenes a sus guardias personales para que acompañaran al mago hasta las habitaciones de huéspedes en el palacio y para que custodiasen su puerta asegurándose de que nada pasara...

Esa noche el soberano no pudo conciliar el sueño. Estuvo muy inquieto pensando qué pasaría si a el mago le hubiera caído mal la comida, o si se hubiera hecho daño accidentalmente durante la noche, o si, simplemente, le hubiera llegado su hora.
Bien temprano en la mañana el rey golpeó en las habitaciones de su invitado.
Él nunca en su vida había pensado en consultar ninguna de sus decisiones, pero esta vez, en cuánto el mago lo recibió, hizo la pregunta... necesitaba una excusa.
Y el mago, que era un sabio, le dio una respuesta correcta, creativa y justa.
El rey, casi sin escuchar la respuesta alabó a su huésped por su inteligencia y le pidió que se quedara un día más, supuestamente, para “consultarle” otro asunto... (obviamente, el rey sólo quería asegurarse de que nada le pasara).

El mago –que gozaba de la libertad que sólo conquistan los iluminados –aceptó...
Desde entonces todos los días, por la mañana o por la tarde, el rey iba hasta las habitaciones del mago para consultarlo y lo comprometía para una nueva consulta al día siguiente.
No pasó mucho tiempo antes de que el rey se diera cuenta de que los consejos de su nuevo asesor eran siempre acertados y terminara, casi sin notarlo, teniéndolos en cuenta en cada una de las decisiones.
Pasaron los meses y luego los años.
Y como siempre... estar cerca del que sabe, vuelve el que no sabe, más sabio.

Así fue: el rey poco a poco se fue volviendo más y más justo.
Ya no era despótico ni autoritario. Dejó de necesitar sentirse poderoso, y seguramente por ello dejó de necesitar demostrar su poder.
Empezó a aprender que la humildad también podía ser ventajosa, empezó a reinar de una manera más sabia y bondadosa.
Y sucedió que su pueblo empezó a quererlo, como nunca lo había querido antes.
El rey ya no iba a ver al mago investigando por su salud, iba realmente para aprender, para compartir una decisión o simplemente para charlar, porque el rey y el mago habían llegado a ser excelentes amigos.

Un día, a más de cuatro años de aquella cena, y sin motivo, el rey recordó.
Recordó aquel plan, aquel plan que alguna vez urdió para matar a éste, su entonces más odiado enemigo.
Y sé dio cuenta que no podía seguir manteniendo este secreto sin sentirse un hipócrita.
El rey tomó coraje y fue hasta la habitación del mago. Golpeó la puerta y apenas entró le dijo:
-Hermano, tengo algo que contarte que me oprime el pecho
-Dime –dijo el mago –y alivia tu corazón.
-Aquella noche, cuando te invité a cenar y te pregunté sobre tu muerte, yo no quería en realidad saber sobre tu futuro, planeaba matarte y frente a cualquier cosa que me dijeras, porque quería que tu muerte inesperada desmitificara para siempre tu fama de adivino. Te odiaba porque todos te amaban... Estoy tan avergonzado...

-Aquella noche no me animé a matarte y ahora que somos amigos, y más que amigos, hermanos, me aterra pensar lo que hubiera perdido si lo hubiese hecho.
Hoy he sentido que no puedo seguir ocultándote mi infamia.
Necesité decirte todo esto para que tú me perdones o me desprecies, pero sin ocultamientos.
El mago lo miró y le dijo:

-Has tardado mucho tiempo en poder decírmelo. Pero de todas maneras, me alegra, me alegra que lo hayas hecho, porque esto es lo único que me permitirá decirte que ya lo sabía. Cuando me hiciste la pregunta y bajaste tu mano sobre el puño de tu espada, fue tan clara tu intención, que no hacía falta ser adivino para darse cuenta de lo que pensabas hacer, -el mago sonrió y puso su mano en el hombro del rey. –Como justo pago a tu sinceridad, debo decirte que yo también te mentí... Te confieso hoy que inventé esa absurda historia de mi muerte antes de la tuya para darte una lección. Una lección que recién hoy estás en condiciones de aprender, quizás la más importante cosa que yo te haya enseñado nunca.

Vamos por el mundo odiando y rechazando aspectos de los otros y hasta de nosotros mismos que creemos despreciables, amenazantes o inútiles... y sin embargo, si nos damos tiempo, terminaremos dándonos cuenta de lo mucho que nos costaría vivir sin aquellas cosas que en un momento rechazamos.
Tu muerte, querido amigo, llegará justo, justo el día de tu muerte, y ni un minuto antes. Es importante que sepas que yo estoy viejo, y que mi día seguramente se acerca. No hay ninguna razón para pensar que tu partida deba estar atada a la mía. Son nuestras vidas las que se han ligado, no nuestras muertes.
El rey y el mago se abrazaron y festejaron brindando por la confianza que cada uno sentía en esta relación que habían sabido construir juntos...

Cuenta la leyenda... que misteriosamente... esa misma noche... el mago... murió durante el sueño.
El rey se enteró de la mala noticia a la mañana siguiente... y se sintió desolado.
No estaba angustiado por la idea de su propia muerte, había aprendido del mago a desapegarse hasta de su permanencia en el mundo.
Estaba triste, simplemente por la muerte de su amigo.
¿Qué coincidencia extraña había hecho que el rey pudiera contarle esto al mago justo la noche anterior a su muerte?.
Tal vez, tal vez de alguna manera desconocida, el mago había hecho que él pudiera decirle esto para quitarle su fantasía de morirse un día después.
Un último acto de amor para librarlo de sus temores de otros tiempos...

Cuentan que el rey se levantó y que con sus propias manos cavó en el jardín, bajo su ventana, una tumba para su amigo, el mago.
Enterró allí su cuerpo y el resto del día se quedó al lado del montículo de tierra, llorando como se llora ante la pérdida de los seres queridos.
Y recién entrada la noche, el rey volvió a su habitación. Cuenta la leyenda... que esa misma noche... veinticuatro horas después de la muerte del mago, el rey murió en su lecho mientras dormía... quizás de casualidad... quizás de dolor... quizás para confirmar la última enseñanza del maestro.

jueves, 16 de agosto de 2007

Para adultos contemporaneos

Esto para todos esos adultos contemporáneos pseudo-intelecto-neuro- hipocondríacos...


Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y un platano, por el potasio.

También una naranja, para la vitamina C y una taza de té verde sin azúcar, para prevenir la diabetes.

Todos los días hay que tomar dos litros de agua. (Sí, y luego mearlos, que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos).

Todos los días hay que tomarse un Yogurt para tener "L.Casei Defensis", que nadie sabe qué es, pero parece que si no te metes un millón y medio todos los días, estaras padeciendo del estomago.

Cada día una aspirina, para prevenir los infartos, mas un vaso de vino tinto, para lo mismo. Y otro de blanco, para el sistema nervioso. Y uno de cerveza, que ya no me acuerdo para qué era.

Si te lo tomas todo junto, por más que te dé un derrame ahí mismo, no te preocupes pues probablemente ni te enteres.

Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que logres defecar un sweater.

Hay que hacer entre cuatro y seis comidas diarias, livianas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado.

Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco horitas.

Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea: después del Actimel y la fibra los dientes, después de la manzana los dientes, después del platano los dientes... y así mientras tengas dientes, sin olvidar pasarte el hilo dental, masajeador de encías, buche con enjuague.......

Mejor amplia el baño y mete el equipo de música, porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas por día ahí adentro.

Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuno. Te quedan tres, siempre que no te agarre alguna cola.

Según las estadísticas, vemos tres horas diarias de televisión.

Bueno, ya no puedes porque todos los días hay que caminar por lo menos mediahora (dato por experiencia: a los 15 minutos anda volviendo, si no la media hora se te hace una). Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que regarlas a diario.

Y cuando te vas de vacaciones también, supongo.

Además, hay que estar bien informado, así que hay que leer por lo menos dos diarios y algún articulo de revista, para contrastar la información.

Ah!, hay que tener sexo todos los días, pero sin caer en la rutina: hay que ser innovador, creativo, renovar la seducción. Y eso lleva su tiempo. ¡Y ni qué hablar si es sexo tántrico!! (Al respecto te recuerdo: después de cada comida hay que cepillarse los dientes!).

También hay que hacer tiempo para barrer, lavar la ropa, los platos, y no te digo si tienes perro o mascota... hijos!!!!

En fin: a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias.

La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez, por ejemplo:Te duchas con agua fría y con la boca abierta así te tomas los 2 litros de agua. Mientras sales del baño con el cepillo de dientes en la boca le vas haciendo el amor (tántrico) parado a tu pareja, que de paso mira la TV y te cuenta, mientras barres.

¿Te quedó una mano libre?

Llama a tus amigos. ¡Y a tus padres!! Tomate el vino (después de llamar a tus padres te va a hacer falta). El yogurt sólido con la manzana te lo puede dar tu pareja mientras se come el platano con el yogurt liquido, y mañana cambian.

¡Úuuuf! Pero si te quedan 2 minutos, cuentales esto a los amigos (que hay que regar como las plantas) mientras tomas una cucharadita de Total Magnesiano, que hace muy bien...

Y ahora les dejo porque entre el yogurt, el medio pomelo, la cerveza, el primer litro de agua y la tercer comida con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito un baño urgente.

Ah, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes....

La caja dorada


Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envolver dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia; cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de Navidad. No obstante, a la mañana siguiente, la niña le llevó el regalo a su padre y le dijo:

-"Esto es para ti, Papito".

-Él se sintió avergonzado por su reacción de furia, pero volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía.

-Entonces, le volvió a gritar diciendo.......

-"¿Acaso no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe contener algo adentro?.

-La pequeñita miró a su padre con lágrimas en los ojos y le dijo:

-"Oh, Papito!!, no está vacía, yo soplé muchos besos adentro de la caja, todos para ti mi Papito querido".

-El padre se sintió morir, puso sus brazos alrededor de la niña y le suplicó que lo perdonara.

-Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y años y siempre que se sentía deprimido, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

Aprende a lidiar con las hormonas


Durante los 28 días que dura el ciclo menstrual de una mujer, sus hormonas cambian tanto como la talla de sus senos, su apetito sexual y su irritabilidad. He aquí una guía practica para atender sus otras curvas: las del comportamiento.


DIAS 7 AL 13: Deja que haga contigo lo que quiera. Mientras que su andrógena sexual esta en el punto mas alto, el estrogeno que tanto las amarga se encuentra en su nivel mas bajo. Esta contenta y alebrestada. Es el momento ideal para ayudarla a cometer diabluras.


DIAS 14 AL 22: Reduce la velocidad. En estos días ocurre la ovulación. Un huevo hambriento de esperma anda suelto y espera ser fecundado. Si no estas listo para ser papa, no olvides tus preservativos.


DIAS 23 AL 28: Adopta un bajo perfil. Tiene el síndrome premenstrual y los niveles de progesterona han aumentado. Se sentirá nauseabunda y malhumorada. Lo bueno es que sus senos crecerán una talla. Lo malo es que no te dejara tocarlos.


DIA O : B O M B A


DIAS 1 AL 4 : Consiéntela. Ha llegado la marea roja y tu hora de trabajar. Prepárale un tecito y acompáñala mientras mira su telenovela favorita. Gana puntos solidarizándote con ella por su dolor.


DIAS 5 AL 6 : Esta de un buen humor irreconocible. Es hora de hacer que rechinen los resortes del colchon y que los vecinos se quejen por el escándalo.


! A comer ! ....... Te lo mereces.

martes, 14 de agosto de 2007

Monclova, Coah. le declara la guerra a E.U.



Un día aparece en las noticias que mueren dos monclovenses bajo las balas, al intentar huir de la migra. El presidente municipal de Monclova lee la noticia durante su almuerzo madrugador a las 11:30 a.m. curándose una cruda horrenda con unos chilaquiles bien picosos y una caguama bien fría. Sale de su casa patinando llanta en su foringa 79 y llega encabronadísimo a la presidencia municipal diciendo:


Presidente municipal: Secretario, comuníqueme inmediatamente al pentágono
Secretario: A donde Sr. Presidente?
Presidente: Al pentágono pendejo, esos pinches gringos van a pagar por lo que le hicieron a nuestros paisas. -El secretario como puede lo comunica al pentágono y pide hablar con el secretario de guerra de los E.U. de parte del presidente municipal electo de Monclova. Cuando esta lista la comunicación:
Presidente: Óigame hijo de la rechingada, le hablo pa avisarle que el municipio libre y soberano de Monclova, Coah. le declara la guerra a los E.U. por la muerte de nuestros paisas, asesinados por la migra.
Secretario: Excuse me!!! No entiendo, quien habla?
Presidente: No se haga pendejo cabron, el presidente municipal electo de Monclova, y se los va cargar la chingada ojetes.
Secretario: Oiga disculpe pues donde esta Monclova no se de que habla?
Presidente: Mira jijo de la chingada no te hagas ya se que tienes a tus agentes de la CIA infiltrados en mi gobierno para desestabilizarme Monclova, si no te acuerdas esta al norte de la capital de Coahuila, Mx. wey.
Secretario: Ah cabron así que uds nos declaran la guerra?
Presidente: Si culero, y no se rajen cabrones les vamos a partir la madre.
Secretario: Oiga sabe usted con quien habla?
Presidente: Pos que me quieres hacer encabronar mas pendejo?
Secretario: Sabe ud. que esta declarando la guerra al país más poderoso del mundo?
Presidente: Pues mira hijo de la chingada a nosotros nos hacen los mandados pendejo les vamos a dar una chinga.
Secretario: Ah si? y que tienen de armamento?
Presidente: No pa eso semos cabrones, la municipal ya tiene policías en bicicleta y moto, además algunos compas que se dedican a la mota pues tienen sus cuerno de chivo y sus coconitas, pero no hace falta mas pendejo, !semos muy hombres! pendejo y ya se los cargo ora si.
Secretario: Bueno pues si sabe ud. que los Estados Unidos de Norteamérica, en menos de tres horas puede lanzarle 1000 misiles enviar ahí 300 aviones de combate y bombarderos, 700 helicópteros artillados. Además que llegaran 3000 soldados apoyados por 10, divisiones de tanques y 4 de artillería pesada?
Presidente: Ah cabron! perdón cuantos soldados dijo?
Secretario: 3000 como la ve?
Presidente: Ah cabron!!!!! pereme tantito ay le marco de nuevo. Al rato vuelve a sonar el teléfono en el pentágono:
Presidente: Oiga, pos sabe que nos rajamos
Secretario: Pues no que muy hombres?
Presidente: Semos muy hombres pendejo, nomas que pos, el gober nos recorto el presupuesto, las cosechas no han estado buenas, salió poco maíz, y pues con la sequia se nos murieron algunas chivas y casi no quedan gallinas... pos como chingados le vamos a hacer para alimentar a 3000 soldados prisioneros de guerra???? ........

Pero de todos modos chinguen a su madre!!!!! ....................

miércoles, 8 de agosto de 2007

Las emociones

Más allá de los obstáculos personales y sociales, existe otro motivo por el cual el ser humano se opone a muchos puntos, y esto es la falta de utilización de la inteligencia racional, ya que utiliza más el impulso emocional que la inteligencia racional.
Cuando entras en el juego del impulso emocional, habrá muchas personas espejo donde te verás, y verás en ellos cosas que a ti no te gustan, y claro está que si vibras con algo es que te identificas con ese “algo”.
Cuando hay esa identificación, sientes aún mayor emoción positiva o negativa, y pocas veces puedes entrar en tu conciencia e inteligencia racional, máxime si el asunto es de percepción negativa.
Aprender a ver a nuestros espejos es algo relativamente difícil, por ejemplo:
Ves a una persona con granos en la cara o defectos, y comentas, “¡mira no le da pena! cuantos granos tiene y ni siquiera se maquilla”, y resulta que tú tienes los mismos pero te los maquillas. No aceptas que a la persona se le vea ese “defecto” pero aceptas que lo tape.

Entrar en el juego emocional no te permite aceptarte tal como eres y por supuesto no aceptaras a los demás. Por ese mismo juego emocional es dificil detectar a las personas que fingen lo que no son ya que nos descubriríamos a nosotros mismos. Así que mejor aceptamos la apariencia y personalidad del momento de la persona o personas con las cuales estamos.
El juego emocional nos bloquea muchas veces porque no queremos darnos cuenta bien, de quienes somos y de las debilidades que tenemos.
Una persona demasiado metida en su “inteligencia emocional” en lugar de mejor vivir con la conciencia e inteligencia racional, actuaria posiblemente de esta manera.
Si le dijeras que dos por dos son cuatro te diría que no, que son cinco o que no quiere que sea así, que quiere que dos por dos sean seis.

A tal persona ¿cuánto tiempo le llevaría aprender matemáticas?

El estudio de uno mismo no es cuestión de si esta bien o no esta bien lo que hago, sino en que tanto lo que hago me permite crecer de una forma sana.

El conocimiento de uno mismo debe satisfacer el anhelo de bienestar físico mental y espiritual, y en todo momento satisfacer la mente y el corazón.

Las creencias como los ríos van a parar al mismo mar donde hay únicamente una sola verdad, la unión, que vendría siendo en verdad una religión. Religar, unir, juntar, pegar. Esta es la verdadera esencia de la evolución. Tal vez naveguemos en diferente ríos, pero a la larga nos encontraremos en el mar. Por lo mismo es mas importante controlar la “inteligencia” o impulso emocional y dar paso a la conciencia e inteligencia racional.

Como a veces digo lo que digo cuando lo digo, bueno eso digo yo, pero la mejor respuesta la tienes tu.

No hay ni formulas patentadas, ni soluciones mágicas (tu haces la magia), únicamente es la oportunidad de navegar en diferentes ríos para que veas cual es la que mejor te acomoda, para llegar a percibir la magnitud del todo llegando al mar.

La oportunidad de mejorarse uno mismo por medios consistentes e inteligentemente dirigidos para que de acuerdo al esfuerzo y merecimientos logren entender una renovada propuesta de vida.

Por consiguiente no hay que equivocarse pensando que el camino es muy fácil. ¡Nada es gratis! y ¡si es gratis entonces es nada!.
La finalidad no es que pienses que vas a lograr riqueza u opulencia sino que puedas manejar esa riqueza y opulencia que hay en ti y que te pertenece, para que de ese modo mejores tu condición humana actual y tiendas a ser supernatural.
O si no como diría un filósofo Mexicano:
¡De lejos me parece que me entendiste y de cerca espero que así sea!

martes, 31 de julio de 2007

Mamitis....


Cuando las relaciones entre padres e hijos interfieren en el matrimonio.

Más de un matrimonio que empezó con muchas ganas de ser feliz, terminó absurdamente -y otros están a punto de fracasar- debido a la exagerada dependencia de algun miembro de la pareja para con su mamá.

Esta extraña relación se conoce con el nombre de "mamitis", y por ella se entiende que el hijo(a), a pesar de que ya está casado(a), aún no corta del todo con su cordón umbilical.
Cierto es que la "mamitis" también puede darse en la hija casada para con su mamá o con su papá y del hijo para con su papá pero al parecer, la que más daño hace es la que permite al hijo casado hacer más caso a la mamá que a la propia esposa y a los hijos.
Desde luego hay casos graves, pero hay "mamitis" en todos los grados, desde las catastróficas hasta las que -vistas desde fuera- provocan algo de risa y parecen divertidas pero que en realidad son dolorosas para quien las vive.
Hay madres que a sus cuarenta y muchos años no acaban de entender que los hijos no les pertenecen, porque ninguna persona puede ser poseída, como se puede poseer un objeto o... un perrito. La madre transmite el don de la vida a los hijos, los educa, los ayuda a crecer y a madurar, y después, los debe dejar construir su futuro en independencia y libertad.
Es un error pensar en una "pérdida" del hijo que se casa. Es evidente que, como consecuencia del matrimonio, habrá cambios en la familia: el hijo se irá de la casa, estará con su esposa y, más adelante, con sus hijos, pero no deja de ser hijo, simplemente está cumpliendo con su destino que, en éste caso, es formar una nueva familia.
¿Cuál puede ser, entonces, la actitud correcta de los padres ante la elección matrimonial de los hijos?
-Ahora más que nunca, deben saber demostrar el amor que declaran tenerles. Pero ahí está el problema.
"La madre del esposo y padre de familia, puede decir que quiere a su hijo a su lado porque lo ama mucho", ¿Será?
La esposa no logra entenderlo, y con razón, porque si de amor se trata, ella también ama a su esposo, y los hijos no se diga.
Por otra parte, el marido enfermo de "mamitis" justifica su comportamiento argumentando también el amor a su madre y además el deber de hijo. ¡Todo un enredo de amor, por lo visto!.

En realidad, el enredo puede verse provocado por cada uno de los interesados al perder de vista el auténtico sentido de amor materno, filial y matrimonial.
Veamos cómo.
Amar es buscar el bien y la felicidad de la persona amada, es entregarse a ella para que se realice y se desarrolle como persona, es sacrificarse por ella, es renunciar a veces a uno mismo, a los propios gustos, caprichos, intereses y ¿por qué no? a los propios sentimientos.
Ahora vamos a analizar el supuesto amor de cada uno de ellos:
-La madre. Su amor no busca el bien del hijo, sino la satisfacción de un cariño personal y el deseo de posesión. Si amara a su hijo, lo dejaría libre de realizar su proyecto familiar, le ayudaría a ser un buen esposo y un buen padre. Le aconsejaría vivir unido a su esposa como el ser más importante en su vida.

Aunque muchas mamás no quieran aceptarlo, el cónyuge -esposo o esposa-, desde el momento del matrimonio, es lo primero en la vida del hijo. Paradójicamente, esas madres quieren ser buenas, pero no dejan a su hijo ser buen padre (y buen esposo). ¿Y qué decir de esos padres que ponen a sus hijos en contra del respectivo cónyuge, criticándolo, despreciándolo y buscando perjudicarlo en todo?

-El hijo. Su amor también se ve distorsionado por una debilidad evidente hacia la voluntad de la madre, por una satisfacción sentimental e inmadura del propio afecto filial y por una clara irresponsabilidad como esposo y padre. Si realmente amara a su madre, trataría de ser mejor hijo, trataría de actuar como hombre maduro y responsable hacia los deberes que se derivan de su elección de vida.

Quien ve este fenómeno desde fuera, se sonríe, tal vez, con un poco de rabia y algo de compasión. Probablemente ni los padres posesivos, ni los hijos enfermos de "papitis y mamitis" estén conscientes de su error, sin embargo, ante los efectos que destruyen, se precisa una reflexión y un cambio de actitudes que pueden ser un medio óptimo para prevenir males mayores.

Si es verdad que existe una crisis en la institución familiar, la forma más correcta para superarla o vencerla, no es la tolerancia o el fomento de esa "enfermedad", sino el esfuerzo, aunque resulte doloroso, por educar en la sana libertad y madurez a los propios hijos.

Temblores

Un presidente municipal de la sierra de Guerrero, recibe un telegrama urgente del gobernador, que dice: “Movimiento telúrico trepida torio, detectado en su zona. Localizar epicentro e informar de movimiento telúrico”

Varias semanas después, llega por fin la respuesta del presidente municipal:
“Epicentro localizado, confeso y preso; telúrico muerto; trepida torio y otros 15 cabrones se dieron a la fuga, pero los seguimos de cerca.”
“No habíamos podido dar más informes porque hubo un temblor de la Chingada”

lunes, 23 de julio de 2007

El paraiso perdido


Se dice que la pareja humana está en crisis. Que cada vez se casa menos gente. Que la convivencia hoy día es muy difícil: porque la mujer quiere trabajar y el hombre quiere trabajar, la mujer quiere manejar y el hombre quiere manejar, la mujer quiere mandar y el hombre quiere mandar, etc. Pura competencia.

La mayoría acepta, ahora, que una pareja se forme por diez años, con suerte. Y también pueden durar dos meses, o tres años, o siete temporadas. Incluso se leen declaraciones de hombres y mujeres inteligentes que afirman: “Yo elegí mi soledad... Estoy muy bien así... ¡Nunca más una pareja con cama adentro!” Todo porque... la convivencia es muy difícil.
Lo difícil es la no convivencia. Lo grave es amar a una mujer, desearla con toda el alma, querer verla a cada minuto; sentir su respiración, su aliento, la caricia de sus manos y sus pies; oír su voz, explorar su mente (o su boca); tenerla, poseerla, dormir con ella... y quedarse con las ganas.

Para una mujer, lo feo es amanecer cada mañana sin los brazos que la protejan, sin la boca que le cuente mentiras, sin el olor a hombre que se respira bajo una sábana. ¡Eso es lo feo, lo cruel, lo frustrante! Desear y no tener.
Las personas se quedan solas, a veces. Porque enviudan, porque tienen mala suerte, porque aman y no son correspondidas. Van corriendo los meses y estas personas empiezan a perder la compostura. El tono de voz se hace agudo. El aspecto general, descuidado. El ser humano, cuando está solo, se vuelve excéntrico. Porque no tiene una pareja que juegue como contrapeso. Alguien que le diga: “No hagas locuras”, “arreglate esos pelos”, “tiene razón mengano y no fulano, piensalo bien”. Así es que los solos se ponen un poco intratables. Un poco raros, y por lo tanto navegan hacia la demencia.
¿Qué tiene esto de raro? ¡Nada! Somos mamíferos. Necesitamos de la ternura de una madre y de la ferocidad de un padre, todo muy suavizado por los tiempos modernos...
¡Pero seguimos siendo mamíferos! A pesar de la probeta. Entonces, nuestro espíritu se nutre de dos principios. La milenaria dualidad. Virtud y pecado. Hombre y mujer. Dios y el diablo. Se necesitan dos para bailar el tango... Es cierto: la pareja falla. Traiciona, roba, miente, huye, abandona.
Así son las cosas. Pero, ¿acaso los seres humanos conocemos otra manera de vivir? ¿Quién la inventó? ¿En qué país funciona? Un hombre y una mujer, siempre. Si ustedes quieren, la Bella y la Bestia.
Hay que enseñarlo a los hijos. Hay que hacerlo correr por el aire. Hay que firmarlo con sangre. La felicidad escapa de nuestras manos, pero a veces logramos apresarla por un tiempo, y ese tiempo pueden ser cien años.
Cuando tenemos la felicidad en nuestros brazos, no es de plástico, no es el solitario horno de microondas, no es un martini en el after six, no es la desolación de un crucero para solitarios o la patética mirada del viejito que ya no tiene a nadie, sentado en un banco de plaza.
La felicidad es la pareja, hoy más que antes. Complicada, competitiva, con miles de tentaciones que llegan a través del e-mail, la PC, la televisión, las amigas, los amigos, los gimnasios, los cibercafés, los consejeros psicológicos y otros.
La felicidad es eso que ya no sucede: amanecer junto a un cuerpo caliente que bosteza y respira. Nuestro íntimo amigo/a. ¿El se fue con otra? ¿Ella se dejó engatusar por un personaje? Mala suerte: vuelve a probar.

Siempre hay una segunda oportunidad para el que juega limpio.

lunes, 9 de julio de 2007

Un estado de animo?


Es casi obligado hablar del desamor cuando hablamos de cosas de dos, y cuando hablamos del amor también. Porque el desamor ocurre, y sobre todo en el tipo de amor que se da en la Pareja.
Cuando hay amor, puede ocurrir el desamor.
El desamor por un amigo, ocurre de una manera totalmente diferente.

Vamos a hablar del desamor en la Pareja, algo de lo quizás todos sabemos un poquito. Vamos a referirnos no sólo a lo que puedan ser nuestras experiencias personales, sino también a los síntomas más particulares.
  • Cuando vemos que el desamor es la causa de los problemas que existen en las cosas de dos.

  • Cuando acaban las emociones positivas ante el encuentro con el otro.

  • Cuando la rutina y la vida en común apagan la comunicación y el interés por el otro.

  • Cuando uno tiene una sensación incluso de extrañeza ante la presencia del otro.
Es entonces cuando comienza el desamor.

-¿Qué hago yo aquí con esta persona?
Es una pregunta que dispara la primera señal de que ya no se la ama. Y además uno no encuentra respuesta a esta pregunta.

El desamor está también íntimamente unido a la falta de deseo sexual por el otro. Este es también uno de los síntomas principales del desamor.

La falta de interés puede producirse por múltiples razones, que pueden ser simplemente consecuencia de estrés o preocupaciones sobre uno mismo, pero cuando no nos dice NADA la presencia del otro, sino que más bien nos "sobra", cuando no tenemos ganas de comunicar nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras preocupaciones o simplemente qué tal nos ha ido el día, y ésto ocurre cada vez con mayor frecuencia, entonces sí que nos podemos preguntar si seguimos amando a nuestra Pareja.

Si estamos en un momento emocionalmente estable, podemos tener la reacción de comenzar a hablar del tema, que sería lo más sano que podríamos hacer, porque a lo mejor no es el desamor, sino la rutina y el aburrimiento por falta de estímulos que unen lo que nos provoca esta desgana a la hora de compartir.

En la propia comunicación sobre nuestro estado de desinterés hacia el otro, puede suceder que nos demos cuenta que la cuestión tiene arreglo o no. Podría tener arreglo si sentimos la necesidad de arreglarlo en ese preciso momento en el que se tiene el diálogo sobre el tema, pero si notamos que sobreviene un sentimiento de lástima por el otro o que nos nace un sentimiento de no hacer daño, entonces, es que nos hemos encontrado con el desamor. Seguimos queriendo a esa persona, pero no amándola.

En un primer momento se pueden tener sentimientos de una falsa compasión por el otro y tratamos de compensar este sentimiento, que es real, con actitudes ficticias producto de un sentimiento de culpa, es la fase "masoquista" del desamor, en que el duelo por la pérdida de la pasión y del deseo se compensan echándose las culpas a uno mismo. Porque el desamor se vive como un sentimiento de duelo por la pérdida del amor por el otro. Los intentos de compensación producto de los sentimientos de culpa asociados no lleva más que a un rechazo finalmente por el otro, cuando se da uno cuenta de que es inútil tratar de compensar, que el sentimiento es real y que estamos ante una farsa.

Es difícil asumir que el desamor ha llegado a nuestras vidas, ya que el hombre es animal de costumbres y por tanto hay quien se resigna ante este sentimiento no creando otras expectativas que continuar en una relación cortés, pero claro está, no es probable que el otro acceda a ello. Sería un intento de prolongar algo que podría convertirse en una agonía. Y la agonía en el amor es muy desagradable y puede llevarnos al aborrecimiento por el otro, lo cual ya lindaría con la peligrosidad y los límites que jamás se deben rebasar.

Cuando el desamor llega a nuestra vida como pareja, es mejor separarse y convertir la relación en un amor amistoso, quizás sea la mejor solución.

El desamor no suele ocurrirle a los dos miembros a la vez. Ojalá fuera así, pero es algo inusual, desgraciadamente, porque se evitarían de ese modo muchos sufrimientos, es por eso que ante el desamor los dos sufren, es un momento de duelo de pérdida para los dos.

Si se sabe asumir esta fase sin dramatismos neuróticos, pueden evitarse muchos sufrimientos extras producto de la resistencia a que puedan producirse cambios, entre los que por supuesto está la separación.

Es preferible ante la mínima señal de falta de interés y de alegría por ver al otro, o ante cualquier situación en la que uno "no se encuentra en su sitio" cuando está con el otro hablarlo, decirlo, comunicarlo. En un primer momento quizás una serie de puntualizaciones pueden hacer reaccionar al otro (al que no ha sentido todavía esa horrible sensación de extrañeza) para que comience a seducir a su pareja, ya que el desamor también se manifiesta ante una falta de "ser seducido por el otro".

Quizás tardemos un tiempo antes de ser conscientes del desamor, por eso invitamos a las Parejas a hacerse un "chequeo de amor" con frecuencia, con todas las características que un amor de pareja conlleva, y sobre todo las relacionadas con el deseo sexual por el otro, el deseo por el contenido de sus mensajes cuando se comunican, el interés por su bienestar, la tendencia al cuidado del otro y el respeto por sus gustos y costumbres.

Cuando alguna de estas premisas fallan, es entonces cuando hay que sentarse a dialogar y a puntualizar si todavía se puede una forma de "sanar" la relación y volver a abrir las puertas al amor.

Cuando fallan las ganas de compartir, de experimentar, de hacer cosas juntos, de construir, de acercarse en la unión, de "hacer piña" juntos, de hacer el amor, de hablar sobre las cosas de dos, de hacer proyectos juntos, de divertirse y reír, de emprender y ayudar al otro, de cuidarle y protegerle, es cuando llega el desamor.

Son momentos tristes de mucho dolor, siempre se sufre y siempre se han de elaborar sentimientos de pérdida de duelo interior, que puede perfectamente elaborarse si no atravesamos los límites que dicta nuestro corazón.

Pensando con el corazón a veces es cuando mejor acertamos a la hora de evaluar nuestros sentimientos en vez de calibrar lo que es mejor o peor. Peor será siempre llevarle la contraria a nuestros sentimientos tratando de compensarlos con razonamientos. Esto no funciona en el amor, ni tampoco en el desamor, cuando lo que tratamos de hacer es lo mejor para los dos.

Tomarse un tiempo de separación para reflexionar, y para ver si se echa de menos al otro en las cuestiones relacionadas con el amor: deseo de compartir, deseo de su compañía, deseo de sus caricias y de su cuerpo, deseo de cuidarle y protegerle, y deseo de saber qué piensa y siente y qué hace o deja de hacer, es lo que aconsejamos ante la sospecha de la llegada de tales sentimientos de extrañeza por la presencia del otro.

Antes de tomar resoluciones drásticas, es mejor reflexionar para darnos tiempo antes de resolver mediante una separación. Pero ante el verdadero desamor es siempre aconsejable una separación con el fin de evitar el deterioro, la agonía y los sufrimientos que podemos evitar.

El amor es como un banco con tres patas. Una de estas es el deseo sexual. Otra es la comunicación y el contacto íntimo. Y la otra: la confianza (y la seguridad que ésta sustenta). Cuando alguna de sus patas se rompe, el banco se cae: se vive el desamor en la pareja. Si el estrés cotidiano o la pesada monotonía afecta, a la pasión sexual, o a la comunicación íntima, o, si se pierde la confianza y seguridad por la pareja, estaremos frente a está pérdida de interés y de disfrute con la pareja.

Si bien tenemos la firme convicción de que el desamor es tan pasajero como lo es el propio sentimiento pleno de amor, cuando su bases están muy deterioradas, tenemos evitar que la caída del banco nos rompa un pie. El desamor puede ser un motivo de separación para evitar daños mayores.
Mirar hacia otro lado sabiéndose dueño de la vida de uno y de los sentimientos, con control sobre ellos, sería lo óptimo. La cuestión es no perder la autovaloración personal nunca, porque el desamor es algo normal y hay que simplemente aceptarlo como algo que ocurrió, y aunque parece fácil decirlo, todos sabemos lo difícil que es elaborarlo con sabiduría.

La experiencia, el conocimiento y el paso del tiempo, curan las heridas incluso las más profundas que puedan surgir. Y más profundas serán cuanto más tiempo nos tomemos para actuar rápidamente ante la más mínima señal.

Las claves son la rapidez para reaccionar y la sensación de estar controlando y aprendiendo sobre lo que nos dicta nuestro corazón.